En este artículo hablaremos del Salmo 27, que fue escrito por David. Recordemos que David no escribió todos los salmos, pero sí la mayoría. Si comparamos la primera mitad del salmo 27 con la segunda mitad del mismo, notarás un gran cambio, y es por eso que estudiosos han considerado que este salmo puede ser una mezcla de dos salmos.

De forma resumida, la primera mitad del salmo 27 expresa una fuerte fe del autor de que Dios lo puede librar de todo mal, pero la segunda parte es pidiéndole a Dios que no le abandone. En este artículo trataremos la primera parte y nos centraremos principalmente en los siguientes versículos:

5 Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; Me ocultará en lo reservado de su morada; Sobre una roca me pondrá en alto.

6 Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean, Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo; Cantaré y entonaré alabanzas a Jehová.

Salmos 27:5-6

David sabía y confiaba que tenía una promesa de parte de Dios, la cual era la protección divina, y eso lo expresa a través de muchos otros salmos, de como Dios lo libraba de sus enemigos, también podemos ver esas victorias en los libros del profeta Samuel. Además sabía que en medio de la desolación Dios podía mantener su cabeza en alto. Simplemente David estaba firme en todas las promesas de Dios. Que Dios nos permita creer siempre en sus promesas.

El punto final y más importante es que David tenía bien en claro que en medio de tantas victorias y en medio de tantas batallas, Dios era el merecedor de toda la alabanza y toda la gloria, por eso siempre ofrece alabanzas y acción de gracias en cada salmo,  y alababa a Dios con el sonido de instrumentos musicales y la voz.

Cantemos y entonemos alabanzas a nuestro Dios, Él ha sido fiel con nosotros y nos ha hecho mucho bien.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *