En la ley de Dios debemos estar contentos y bendecir su santo nombre por todo lo alto, sus estatutos nos hacen descansar en su presencia, de esta forma conocemos de Él. En Él sabemos todas las cosas que debemos hacer. Adoremos a Dios sobre toda sabiduría, Él es real y poderoso.

Él es nuestro Dios poderoso el cual de e mana la sabiduría, por eso le pedimos a el sabiduría para poder seguir cantando y adorando su santo nombre de pie, solamente con su fuerza que nos sustenta día a día podremos encontrar su amor y su misericordia que es grande y poderosa.

En el Dios de mis estatutos me gozaré y solo a Él adoraré con mi corazón, rendiré alabanzas solo a Él, cantaré de su grandes obras en nosotros, obras que nunca hombre a podido hacer y ni hará porque las obras de Dios sobrepasan el entendimiento humano. Dios es poderoso, rindamos alabanzas y adoración solo a su Nombre, porque con su poder recibimos fuerzas.

Me regocijaré en tus estatutos;
No me olvidaré de tus palabras.

Salmos 119:16

Estas son las excelencias de la ley de Dios, dándonos a entender que en la ley de Dios debemos gozarnos, porque su ley es perfecta en nuestro caminar, esa enseñanza que viene desde lo alto, ayudándonos a combatir todo lo que esté en contra de sus estatutos. Por eso seamos fieles a Dios dando toda alabanza por sus perfectos estatutos.

Sigamos de cerca su palabra, adoremos a Dios y cantemos de corazón porque su ley y su obra son buenas y perfectas en nuestras vidas. En su ley meditemos de día y de noche, y seamos buenos administradores de ella. Y el conocimiento de Dios en nuestras vidas será más que una bendición.

Facebook Comments

Nuestro último video

¿Pueden cantantes famosos recién convertidos tomar oportunidades de una vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *