Nuestro corazón día a día debe estar gozoso en el Señor, no porque hayamos recibido de Él algo en especial, sino porque su amor y misericordia nos acompañan en todo nuestro caminar, por eso demos gracias y alabemos su nombre.

Por eso con cántico debemos alabar a Dios, con esto estamos siendo agradecidos delante de Dios, y también nuestros corazones se sentirán más que gozoso. Debemos confiar plenamente en nuestro Dios porque no falla.

Lo mejor que nosotros podemos tener es su misericordia más que todas las cosas, porque por su misericordia estamos hoy aquí delante de Él, por eso debemos alabarle y regocijarnos en Él con todo lo que tenemos. Dios es poderoso y nunca nos dejará.

3 Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán.

4 Así te bendeciré en mi vida; En tu nombre alzaré mis nos.

Salmos 63:3-4

El escritor de este salmo sabía por qué decía estas palabras, y es que las misericordias de Dios nunca se van, están siempre con nosotros, se renuevan día tras día, nos sustentan y nos ayudan a comprender el propósito de nuestro Dios poderoso.

Alcemos todos nuestras manos y alabemos el nombre de Dios que vive para siempre. Nuestro Dios se merece que le alabemos y exaltemos su nombre, que con nuestros labios demos cánticos de alabanzas, que nuestros corazones den palabras de honra y exaltación a Dios porque no hay otro como Él. Dios sea bendecido y alabado para siempre.

Oh, pueblos todos, no hay otro nombre al cual podamos rendir adoración, solo hay uno que es real, poderoso y majestuoso, y su poder lo podemos contemplar al rededor nuestro. Por esto demos gracias y cánticos en su nombre grande y bendito, Dios reina para siempre por los siglos de los siglos amén.

Escucha esta hermosa alabanza

Escucha esta hermosa alabanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *