Su justicia es maravillosa, y debemos de glorificar Su nombre, porque su justicia es real y esto nos enseña que debemos estar confiados en el Señor, la justicia de nuestro Dios no falla. No confiemos en que el hombre practicará la justicia mejor que Dios, nunca comparemos esto, Dios es justo y es dueño de la justicia.

Alabemos a Dios, cantemos a Su glorioso nombre para siempre. Él nos ha hecho bien, Su justicia no nos deja en vergüenza, con Sus manos nos sostiene y pelea por nosotros. Adoremos a nuestro Dios grande y fuerte, temible entre todas las naciones.

Adoremos a Dios, cantemos salmos a Su nombre, Sus obras son palpables y Su poder notable, a través Sus gloriosas obras nos muestra que debemos confiar en Él. ¿Quién como nuestro Dios? Solo Él hace todas las cosas posibles.

5 El que sacia de bien tu boca
De modo que te rejuvenezcas como el águila.

6 Jehová es el que hace justicia
Y derecho a todos los que padecen violencia.

7 Sus caminos notificó a Moisés,
Y a los hijos de Israel sus obras.

8 Misericordioso y clemente es Jehová;
Lento para la ira, y grande en misericordia.

Salmos 103:5-8

Este es nuestro Dios que nos muestran los versículos que hemos citado. Es claro lo que Dios hizo con Su pueblo Israel, la justicia, los milagros que se observaron allí, desde que salieron de egipto hasta llegar a la tierra prometida podían apreciar la mano de Dios en sus vidas.

Alabemos a Dios porque Su justicia es incomparable entre todas las naciones, con cánticos demos a demostrar que Su poderío siempre se mantendrá y Su mano poderosa nos ayudará y hará justicia cada día.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *