Muchas personas se sienten desesperanzados a causa de los tiempos que estamos viviendo, pero te tengo una noticia que cambiará tus pensamientos: Dios está vivo, recuerda que Él murió en la cruz del calvario y dijo que se levantaría al tercer día y así aconteció. Este es nuestro Dios que ahora vive por los siglos de los siglos, Él es nuestra esperanza. Adoremos Su Santo y glorioso nombre para siempre.

Alabemos a Dios en todo tiempo, demos gloria por Su sacrificio por nosotros en la cruz. Cantemos al Dios de nuestra esperanza, en nadie más podemos encontrar esperanza sino en Dios.

Solo en Él podemos mantener nuestras esperanzas vivas, si en algún momento perdiste las esperanzas, levántate en el nombre del Señor y alaba Su Santo nombre, bendice Su nombre porque Él es tu esperanza viva, que cuida de ti, que te cubre bajo Sus alas. Él es El Dios que te ama.

Hubo un hombre que padeció en muchas ocasiones, pero no se detuvo, siguió adelante, Él no dejaba de adorar el nombre de Dios, de bendecir Su Santo y bendito nombre. Dios era su esperanza y por eso él la depositaba en Sus manos, porque en Él estaba su seguridad.

¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

Salmos 42:11

El salmista le hace varias pregunta a su alma, esto él lo hacia porque sabe que su esperanza estaba puesta en las manos de Dios. ¿Por qué te turbas? Alabemos a Dios, no importa que nuestras almas estén abatidas o turbadas. Dios está con nosotros.

Alabemos a Dios, porque cada día recibimos fortaleza y gozo en Su nombre. Alabemos.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *