Glorifiquemos a Dios en todo nuestro caminar, demos alabanzas y honra por Su gran poder, por Sus maravillas en nuestras vidas, por todo lo que creó y que al crearlo llamó por su nombre.

El libro de Génesis nos habla de este gran hecho, de cuando Dios en el principio comenzó a crear todo lo que hoy existe, pues a cada cosa llamó por su nombre.

Sea Su nombre engrandecido para siempre. Dios es eterno y Su poder es magnífico. Viendo la magnitud de su inmensa creación así tal como Dios es, grande en poder. Alabado sea para siempre.

1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo,
y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

Génesis 1:1-2

Si nos fijamos, en el principio dice claramente que la tierra estaba desordenada y vacía, o sea, nada había en esos momentos. Tinieblas cubrían todo, pero el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

Está muy claro. Dios se paseaba por encima de esta expansión, el Creador y poderoso Dios. Pero lo más poderoso de todo es cuando leemos que nuestro Dios comenzó a llamar a cada cosa que crearía por su nombre, estas obedecían al Dios viviente. Alabamos a Dios por esta su maravillosa obra.

3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.

5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

Génesis 1:3-5

Pero al ver que todo estaba cubierto por tinieblas, Dios creó la luz con el poder de Su Palabra y vio que era buena. Recordemos que las obras de Dios son buenas y verdaderas, adoremos a Dios por este hecho maravilloso de Su Creación. Dios es bueno. Sean alabanzas solo a Él.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *