Sea la gloria, sea el imperio, por los siglos de los siglos, todo lo que existe, los cielos y la tierra, alaben al Señor, alaben al Señor todos las bestias del campo y así mismo las que están en el mar y en lo profundo del mar. Que el universo se incline ante la grandeza de Dios, por todos los siglos den alabanzas al Dios poderoso.

No solo nos rindamos a Él en los momentos de dificultad, sino que todos los días debemos dar gloria y alabanzas a Dios, postrándonos delante de Él, pidiendo por Su misericordia infinita. Recordemos, sea que vivamos o muramos, sea Dios glorificado para siempre, no existe un Dios tan grande como el nuestro, que hace maravillas, y es por eso que debemos adorarle y cantarle en todo tiempo.

La misma Biblia habla de la grandeza de Dios, de que debemos alabar a Dios todos, sin importar edad, raza, salud o estatus económico. Así que, alaba al Dios que nos amó y nos salvó, alabemos Su Nombre por toda las alturas.

10 Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desde el fin de la tierra;
los que descendéis al mar, y cuanto hay en él, las costas y los moradores de ellas.

11 Alcen la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar;
canten los moradores de Sela, y desde la cumbre de los montes den voces de júbilo.

12 Den gloria a Jehová, y anuncien sus loores en las costas.

Isaías 42:10-12

Seamos obedientes a este poderoso llamado, den gloria atiendan a la alabanzas de Dios, que con un espíritu humilde y con voz de júbilo seamos agradecidos de nuestro Dios. Este es un privilegio grande adorar a Dios, no importa en qué lugar del mundo te encuentres, solo adora a Dios, pon Su nombre en las alturas, sé sabio y reconoce Su maravillosa obra. Dios sigue siendo bueno, pueblo todos batid las manos al Santo de Israel.

Facebook Comments

Lea nuestro artículo más reciente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *