Ya han pasado unos meses de esta situación que ha venido de repente, situación que ningunos esperábamos. Claro, sabemos que la Biblia habla de plagas, pestes o enfermedades. Pero nadie estaba preparado para esta repentina y destructiva enfermedad.

Ya son más de medio millón de personas fallecidas por este mortal virus en todo el mundo. Mientras que otros luchan por su vida en diferentes hospitales, unos salen victoriosos pero otros simplemente dan su último adiós. Es una situación devastadora donde se necesita mucha fe y paciencia.

Y hablando de fe y paciencia, en estos días se necesitan personas que transmitan especialmente estos elementos, esencialmente los doctores y enfermeras.  Es por esta razón que una enfermera llamada Damaris Silva se pasea por el pasillo de un hospital tocando el violín para repartir ánimo entre los pacientes.

Mientras toca el violín, la enfermera también usa su voz para transmitir esperanza a los pacientes mediante canciones cristianas.

Damaris expresó que muchas de esas personas que han estado hospitalizadas, le han escrito dando gracias por esos cántico, ya que en esos momentos fueron confortados en medio de esa terrible batalla.

Pero Damaris no solamente conforta a los pacientes, sino a esos superhéroes de salud, que batallan día a día para que los pacientes sobrevivan.

Un paciente interno debido a un accidente testificó que comenzó a despertar del coma al escuchar a Damaris tocando el violin.

Esperemos que personas que tienen talentos de parte del Señor sigan transmitiendo esa paz que sobrepasa todo entendimiento, y que en este momento crucial de la vida muchas personas necesitan.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *