Al momento de dar cánticos al Señor, debemos hacerlo con libertad sin cohibirnos de nada nada, que nada nos impida alabar a nuestro Dios. Él es poderoso y maravilloso y Él merece nuestras mejores adoraciones.

Vivimos solo para nuestro Dios dando siempre honra porque no hay un Dios tan grande como nuestro Dios, que en nuestros corazones haya un anhelo de alabar y cantar a Dios, que con un corazón decidido seamos gratos delante de Dios, a Él sea la gloria para siempre.

¿Quién como Tú Señor que siempre estás pendiente de Tus hijos? Por eso Señor confiamos en Ti todos los días, porque solo en Ti podemos obtener cosas maravillosas, por eso no dudamos en alabarte con un espíritu de adoración y con un corazón decidido y con gran libertad.

1 Alabad a Jehová, invocad su nombre;
Dad a conocer sus obras en los pueblos.

2 Cantadle, cantadle salmos;
Hablad de todas sus maravillas.

3 Gloriaos en su santo nombre;
Alégrese el corazón de los que buscan a Jehová.

4 Buscad a Jehová y su poder;
Buscad siempre su rostro.

5 Acordaos de las maravillas que él ha hecho,
De sus prodigios y de los juicios de su boca,

Salmos 105:1-6

Que todos sus santos den alabanzas a Dios, que reconozcan Su nombre con libertad, y dispuestos a dar lo mejor al Señor. En este salmos citado podemos ver que el autor describe y exhorta al pueblo de Israel para que se acordase de las maravillas que Dios hacía con ellos, por eso le dice que adoren al Señor y exalten su nombre, que reconozcan que solo en Él está el poder.

Por eso no solo el pueblo de Israel debe reconocer al Dios todopoderoso, sino que toda su creación debe rendirse delate de Él y dar alabanzas.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *