Somos vencedores porque Él venció, Él nos hizo no solo vencedores, sino más que vencedores, alabemos a Dios por este hecho maravilloso.

Damos gracias a nuestro Dios Él es poderoso, hermanos confiemos en Dios, y busquemos de Él cada día, que con todo nuestro corazones nos entreguemos en alabanzas a Él, Él es Dios y por Él somos más que vencedores.

Demos alabanzas cada día a Dios, cantemos de Su gloria, demos cánticos nuevos por Sus obras maravillosas, porque vino y dio Su vida para nuestra salvación, para que a través de Él podamos conocer al Padre y podamos pedir en oración. Alabemos y glorifiquemos, dando gracias por Su gran amor y por Sus bondades.

Recordemos que somos más que vencedores mediante la muerte de nuestro Señor Jesús en la cruz, y es por eso que debemos rendirnos delante de Él y darle gloria y alabanzas, pero ante todo, reconocer ante toda la humanidad la majestad de nuestro Dios grande y poderoso.

36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

Romanos 8:36-39

Estemos firmes y confiados plenamente en el Señor, solo Él nos puede ayudar y darnos las fuerzas para continuar. Alabemos a Dios en nuestras debilidades, en todas las cosas que puedan ocurrir en nuestras vidas.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *