Cada día pasan cosas distintas en el mundo que vivimos, las cuales provocan que fallemos ante Dios y es por eso que debemos estar atentos y orar al Dios de los cielos para que nos proteja de todo lo que nos asedia, y de todo el plan que el enemigo tiene para destruirnos.

Es bueno que vayamos con un corazón dispuesto delante de Dios, suplicando delante de Él, pidiendo sabiduría para poder enfrentar las adversidades. Alabemos Su nombre porque es grande y poderoso, cantemos por Sus poderosas obras que ha hecho en nosotros.

Rindámonos delante de Dios, solo abramos nuestro corazón para que Él entre y restaure nuestro corazón, un Dios tan grande como Él merece toda la gloria y honra, toda exaltación que salga de nuestro corazón y de nuestras bocas. Dios es grande y poderoso, Sus maravillas son tremendas.

Su sabiduría nos enseña cada día, Su poder es protector de nuestras vidas, Su misericordia nos ayuda, sea el nombre de Dios alabado por estas Sus obras que día a día podemos palpar.

Me inclino ante Ti mi Dios, sé que eres un Dios que me ama y que guarda de mí y de los míos, gracias te doy por Tu grande bondad, que los cielos, la tierra y todo ser humano glorifique Tu Nombre para siempre.

dijo: Jehová Dios de Israel, no hay Dios como tú,
ni arriba en los cielos ni abajo en la tierra,
que guardas el pacto y la misericordia a tus siervos,
los que andan delante de ti con todo su corazón;

1 Reyes 8:23

Estas fueron palabras dichas por Salomón en la dedicación del templo, estaba reconociendo que no había un Dios como Él, ni en el cielo ni en la tierra. Dios es grande y fuerte, por eso debemos también reconocer a Dios, dar alabanzas solo a Él, rendirnos de todo corazón.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *