Cantemos al que vive en las alturas de los cielos, todos los seres creados por Él declaremos su Nombre sobre todo nombre, cantemos con alegría y con un corazón decidido en el Señor.

Seamos gratos delante de Dios, demos voces al que vive por los siglos de los siglos, honremos a Dios. Ante su presencia no podemos estar en pie, ante su gran poder debemos estar de rodillas.

Él es quien cabalga sobre los cielos de los cielos, a Él sea toda honra, imperio y honor. Dios grande y fuerte, declaremos ante Él su Nombre todos su santos.

En el libro de los Salmos podemos ver el reconocimiento que hace el salmista David al Señor, dando todo honor y toda la gloria, ya que suya es. Pero veamos qué nos dice en el verso 4 del capítulo 68.

Cantad a Dios, cantad salmos a su nombre;
Exaltad al que cabalga sobre los cielos.
JAH es su nombre; alegraos delante de él.

Salmos 68:4

Claramente este hombre sí sabía qué era reconocer el poder magnífico de Dios, el salmista podía ver la gloria del poder de Dios, por eso vemos en cada salmo escrito por este hombre, la poderosa honra que Dios recibía de parte del salmista, Él sabia cómo agradar a Dios en la adoración, cantando salmos, dedicando palabras sinceras delante de Dios.

Adoremos a nuestro Dios fiel y verdadero, cantemos solo a Él. Reconoce su poder, su gloria y sus maravillosas obras.

Escucha esta hermosa alabanza

Escucha esta hermosa alabanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *