Dios ha cambiado mi lamento en baile y me ha ceñido de alegría, por Él es que vivo y vivo para adorarle, por eso cantaré mientras vida tenga. Solo a Dios dedicaré mis alabanzas porque Él es merecedor.

La honra, gloria, poder y majestad son de Él, por eso vivo gozoso, porque su gozo me alcanzó hasta lo más profundo de mi corazón, solo a mi Dios rindo mis cánticos, mis alabanzas suben a su trono y hermosea todo los cielos.

Canta, canta al Señor, vives por Él, caminas por Él, comes por Él, vistes por Él, todo lo que haces en tu día a día se debe a que Dios lo permite. Por eso demos gracias y cánticos a Su nombre grande, sublime y verdadero.

Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría

Salmos 30:11

Este salmo fue escrito por David, dando gracias por ser libertado. Dios ha sido el libertador de David. Por eso él dice «has cambiado mi lamento en baile» y «me ceñiste de alegría», es que solo Dios nos puede dar la alegría que necesitamos cada día, nos ayuda a que vivamos felices.

Por eso es que el título de este artículo nos habla de que si vivimos es por Él, si caminamos es por Él, todo en cuanto hacemos se debe a que Dios ha sido el único que nos ha podido ayudar, a Él debemos todo.

No dudemos, demos alabanzas a Él que salgan de lo más profundo de nuestros corazones, sólo Dios lo merece, Él debe recibir lo mejor de nosotros, no cualquier cosa, sino alabanzas y honra solo a Él. Cantemos alegres ante Él.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *