La música ha ido en constante evolución, creación de nuevos ritmos, artistas espectaculares, pues, así como los tiempos cambian la música también. Pero, ¿qué tanto han cambiado nuestras canciones cristianas, digamos desde el tiempo de Lutero hasta hoy? Pues, la música cristiana sigue siendo igual de edificante independientemente de la variedad de ritmos, pero la diferencia es que hoy día tenemos canciones menos bíblicas dentro de nuestras iglesias y eso hace que nuestra nueva generación esté siendo mediocre en cuanto al verdadero significado de alabar a Dios.

Oh, ¡cómo olvidar aquellas canciones compuestas por Martín Lutero! Todas esas canciones tienen algo en común, y es que su propósito principal es hablar de la cruz de Cristo, dar gloria y honra al único Dios Verdadero.

¿Qué pasa con la música de hoy? Existe mucha debilidad, y es que hoy día tenemos la industria de la música y esto ha hecho que muchos cantantes cristianos desconozcan cuál es realmente su propósito, para qué deben cantar, y al final solo hacen música para entretener a las personas pero no para exaltar a Dios.

Hace unos días escuche un rap “cristiano” que dice: “Vengo tan fuerte como Goku y tan prieto como mister Popo…” ¿En serio? Esto es lo que nuestros jóvenes están escuchando. Podrás decir que somos legalistas a la hora de escribir esto, pero solo estamos describiendo la flojera espiritual que se está viendo en la música cristiana actual.

Muchos dirán que esas letras citadas no tienen nada de malo, que existen alabanzas y que también existe música con contenido cristiano, para ser más exactos, una persona me escribió lo siguiente respecto al tema: “Creo que hay que saber diferenciar entre una canción para alabar a Dios y otra que tiene contenido cristiano pero que no es para alabar a Dios. No veo nada de malo en ese rap, tal vez algún no creyente puede recibir un mensaje con ello”.

Este es justamente el problema, que la mayoría de esas canciones son cantadas por personas que dicen ser cristianas, pero su contenido no glorifica a Dios, al final lo único que hacemos es justificar la flojera espiritual que se está moviendo en la música cristiana de hoy.

¿Acaso no has escuchado a los más jóvenes decir que los himnos antiguos son aburridos, que las canciones de ciertos artistas dan sueño, etc? Esas canciones les dan sueño, porque no son para entretener, en cambio, nos confrontan, nos instan a bendecir el nombre de Dios, cosa que no hacen esas canciones que tanto ama nuestra actual generación, las cuales son para entretener.

Todo lo que nosotros hacemos debe ser con el propósito de glorificar a Dios. Generación de jóvenes, no se entretengan tanto, busquen a Dios de todo su corazón, este es nuestro propósito en este mundo, nunca olviden eso.

Quizás te interese:

Quizás te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *