Es bueno que sacrifiquemos buenas alabanzas al Señor, que todo el tiempo demos lo mejor a nuestro Dios. Pero si sacrificamos alabanzas a Dios, lo hagamos con amor, y con devoción, ya que es para nuestro Dios.

Sacrifiquemos alabanzas a Él no solo por hacerlo, sino que ante todo seamos obediente, porque ¿de qué nos vale tener ofrecer sacrificios al Señor sin tener obediencia?. El sacrificio debe estar acompañado por la obediencia para que el Señor pueda recibirlo pueda ser honrado a través del mismo.

A Dios no se le deben dar cosas que no sean sacrificadas con amor, todo lo que vayas hacer para el Señor, hazlo con amor, con devoción, y rectitud de corazón. De esta forma es que debemos actuar delante del Señor.

El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino,
Le mostraré la salvación de Dios.

Salmos 50:23

Estas palabras fueron enviadas por Dios al pueblo de Israel para que se arrepintieran de sus malos caminos, que se volvieran a Dios y que le honraran solo a Él. Por eso Dios les hace un llamado y les dice que si sacrifican alabanzas le honrarán. Pero ante todo Dios les dice a ellos que arreglen su camino delante de Él, que hagan caso a sus Palabras, que les mostrará Su Salvación.

Dios es nuestro único socorro, Él es quien nos ayuda en todo tiempo, nos muestra el camino por donde debemos caminar, Él sabe todas las cosas desde el principio hasta el fin. Somos su pueblo y Él no quiere que su pueblo ande por malos caminos, por esta razón Dios pide a su pueblo Israel alabanza sincera con sus corazones, que su sacrificio sea bueno y recto delante de Él.

Seamos obedientes y demos lo mejor al Señor, que con nuestras alabanzas podamos honrar al Dios de nuestras salvación, que no solo con nuestras alabanzas, sino también con nuestros hechos podamos decirle que Él es merecedor de todo.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *