No hay otro Dios al cual podamos dar gloria, tenemos un solo Dios que merece recibir toda gloria y poder porque suyos son, Él no comparte su gloria con nadie.

Cantemos solo de su gloria y poder, solo a Él demos alabanzas, demos lo mejor de nosotros toda su creación, cantemos maravillados por sus buenas hazañas. Estemos felices por el Dios de nuestra bendita salvación.

Seamos agradecidos porque Dios es bueno y siempre ha sido bueno. Por eso cantemos de su gloria, digamos que suya porque solo a Él le pertenece.

Cuando vayamos a cantar para Dios, hagámoslo con regocijo al Dios de nuestras almas, a Aquel que nos ayuda a vencer día a día a nuestros enemigos. Cantemos a Él de su gloria, demos a Él nuestra mejor exaltación. No des la gloria a un dios que no hace nada, que no se mueve, que no te puede salvar, olvídate de ese dios que nada puede hacer por ti.

Con tu boca reconoce que de Dios es el poder y la gloria, y que todo lo que está a nuestro alrededor le pertenece solo a Él. Dios es el creador y todo debe obedecerlo, todos los reyes de la tierra, los reinos y todos los príncipes deben rendirse postrarse de rodillas y decir “oh, Dios a ti damos la gloria, Dios de majestad e imperio, Dios de paz, reinarás para siempre”.

Cantad la gloria de su nombre; Poned gloria en su alabanza.

Salmos 66:2

Solo de corazón debemos hacer todo para nuestro Dios, olvídate del problema que estás teniendo, y haz como te dice este salmo, canta a Dios alegre y da a Él toda la gloria porque a Él pertenece.

Da tus alabanzas a Dios con denuedo, con amor y con pasión, al Dios verdadero y único que vive y reina por los siglos de los siglos. A Él cantemos cánticos en honor a su gloria y majestad porque todo lo que respira debe alabar al Señor nuestro Dios, porque solo Él es Dios y por encima de Él no hay otro.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *