David fue un hombre de Dios que pasó por grandes adversidades, pero Dios siempre estuvo con él, aún en sus momentos más difíciles, y David supo confiar en la poderosa mano de Dios. En esta ocasión hablaremos del Salmo 61, escrito por David, no se sabe por cuáles circunstancias lo escribió, pero algunos comentaristas dicen que posiblemente fue en el tiempo de la rebelión de Absalón.

Lo cierto es que el Salmo 61 es una gran declaración de confianza en la fuerza de Dios, en creer que en la tempestad estamos mejor, en los lugares donde Dios quiere que estemos, que nuestro refugio es Dios y que solamente en Él podemos salir victoriosos. David supo de dificultad, pero a la vez supo entonar alabanzas a Dios en medio de esos momentos terribles.

De la misma manera nosotros debemos entonar alabanzas a Dios sin importar el momento difícil, recordemos que hemos sido creados para alabanza de su Nombre, y eso no es algo negociable.

El salmista dijo:

7 Estará para siempre delante de Dios; Prepara misericordia y verdad para que lo conserven.

8 Así cantaré tu nombre para siempre, Pagando mis votos cada día.

Salmo 61:7-8

Realmente estaremos para siempre delante de Dios, recordemos que un día moraremos juntamente con Él y David tenía esto bien claro, ¿está claro usted en eso?. Todo esto que hacemos aquí es solo un ensayo, un día le alabaremos frente a frente por toda una eternidad.

Cantaremos a Dios siempre y para siempre, esta es nuestra gloria y gran promesa.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *