El salmo 57 también es una declaración de David cuando huía de Saúl, el cual quería tomar su vida. Imagine usted por momento siendo perseguido por el presidente de su nación a toda costa, debe ser una situación muy incómoda, y recordemos que David tenía un gran respeto hacia Saúl, puesto que este una vez fue ungido de parte de Dios. David pudo haber tomado la vida de Saúl en varias ocasiones pero no lo hizo.

Hoy día no tenemos a Saúl persiguiendo nuestras vidas, tampoco quizás tenemos a nadie persiguiéndonos literalmente, pero también padecemos, tenemos aflicciones, enfermedades y pruebas grandes, sin embargo, en esos momento debemos aprender a dar gloria y honra a Dios, ¿lo haces en esos momentos?

David supo dar gloria a Dios en medio de la persecución:

7 Pronto está mi corazón, oh Dios, mi corazón está dispuesto; Cantaré, y trovaré salmos.

8 Despierta, alma mía; despierta, salterio y arpa; Me levantaré de mañana.

9 Te alabaré entre los pueblos, oh Señor; Cantaré de ti entre las naciones.

10 Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, Y hasta las nubes tu verdad.

11 Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios; Sobre toda la tierra sea tu gloria.

Salmo 57:7-11

En medio de cualquier situación es bueno que digamos como David: “Te alabaré entre los pueblos, oh Señor; Cantaré de ti entre las naciones”. Demos gloria  a Dios frente a todos, que sepan que existe un Dios poderoso en quién confiar, el cual es nuestro refugio en la más cruel tempestad. Digámosle a todo el mundo que Dios está con nosotros.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *