El salmo 48 fue escrito por los hijos de Coré al igual que otros salmos que ya hemos nombrado anteriormente. Este salmo explica las grandezas de Dios y se nota la alegría de exaltar a Dios con la que escribe, por lo que posiblemente este es un Salmo de alegría dedicado a Dios.

El pueblo de Israel, los hijos de coré, tenían de sobras razones por las cuales adorar a Dios y rendirle alabanzas. Nosotros también tenemos muchas razones para adorar a Dios, pues ciertamente Dios ha sido bueno con nosotros, desde aquel momento que nos dio salvación, más todo lo que hace por nosotros en el día a día. Glorificamos a Dios por sus grandezas.

El salmista dijo:

1 Grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado
En la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo.

2 Hermosa provincia, el gozo de toda la tierra,
Es el monte de Sion, a los lados del norte,
La ciudad del gran Rey.

3 En sus palacios Dios es conocido por refugio.

Salmo 48:1-3

Grande es Jehová dice el salmista. Verdaderamente el Señor es grande y eso lo encontramos desde que leemos la creación del mundo en el libro de Génesis, de cómo Dios lo creó todo. También vemos a través de toda la Biblia grandes obras realizadas por nuestro Dios, porque no existe nadie como Él.

Por Su grandeza, por todas Sus obras poderosas Él es digno en gran manera. Fíjese bien en la expresión “gran manera”. En verdad no hay manera de darle la alabanza más grande a Dios, porque humanamente quedamos pequeños, pero lo cierto es que debemos alabar a Dios en gran manera.

Piensa en todo lo que ha hecho Dios por ti y alábale por sus grandezas.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *