El Salmo 146 pertenece a una serie de cinco salmos conocidos como “los Salmos aleluya”. En todo el libro de los Salmos podemos leer sobre victorias, derrotas, pecados, dudas, aflicción, guerra, enemigos, bajas y altas, etc. Sin embargo, en esta serie de salmos “aleluya” solo encontramos alabanza a nuestro Dios.El salmista da apertura a su cántico con las siguientes palabras:

1 Alaba, oh alma mía, a Jehová.

2 Alabaré a Jehová en mi vida;
Cantaré salmos a mi Dios mientras viva.

Salmos 146:1-2

Una orden a nuestra alma para que alabe a Dios

Este cántico comienza directamente con la palabra “alabar”, lo cual da una exhortación  a su propia alma para que alabe a Dios. Dice: “Alaba, oh alma mía, a Jehová”. Esto también nos invita a comprender que la alabanza es algo que debe salir de nuestra alma, que debe fluir desde nuestro espíritu. Recordemos Dios corrigió al pueblo de Israel porque su alabanza no provenía del corazón, y aquí el salmista tiene bien claro que aquella alabanza que Dios acepta es la que proviene del corazón.

Alabaré a Dios con mi vida

Decir estas palabras no son tan sencillas como parecen. ¿Alabarás al Señor con tu vida? Esto de alabar a Dios con nuestras vidas va más allá que las palabras, es demostrar con hechos que alabamos realmente al Señor, y el Salmista está diciendo que él alabará al Señor continuamente, progresivamente, que siempre cantará salmos delante del Señor.

¿Realmente cantaremos salmos delante del Señor sin importar la circunstancia por la que estemos pasando? Hay una historia que nos puede hacer saber qué tanto significa alabar a Dios con nuestras vidas y siempre mantener alabanza en nuestras bocas, y es la historia de Juan Huss, y este fue un hombre que murió en la hoguera (quemado) por causa del Evangelio y se dice que mientras este estaba siendo quemado entonó himnos a Dios y pronunció las siguientes palabras:

“Por ese Evangelio estoy yo aquí, y estoy aquí con valor y alegría, listo para sufrir esta muerte. Lo que enseñé con mi boca, ahora lo sellaré con mi sangre”.

Alabar a Dios  puede implicar muchas cosas amados hermanos. Por tanto, les exhortamos a que alabemos a Dios siempre, del corazón, que nos dé fuerzas para alabarle en todo momento, así como Huss, sin importar la más terrible circunstancia de la vida.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *