Demos gracias a Dios cada día, cántico de alabanzas solo a Él, porque sin Él nada podemos hacer, demos gloria en las alturas al Dios que nos sostiene cada día. Él es un Dios magnífico que cuida de nosotros.

Solo a Dios debo agradecer porque en mi debilidad me hace fuerte, porque cuando estoy decayendo Él me sostiene y me cubre con sus alas, ¿cómo no postrarnos delante de Dios y alabar Su Santo Nombre?.

No nos cansemos de decir “Santo eres Señor que vives y reinas para siempre, porque Tú oh Dios eres maravilloso y Tus maravillas y Tus obras son poderosas en nuestras vidas, por eso a Ti rendimos todo lo que somos, y como pueblo y nación tuya, nos postramos y damos a Ti verdadera adoración. Sea Tu nombre alabado por los siglos de los siglos”.

Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré.

Salmos 28:7

En El Señor yo me gozaré, porque Sus grandes maravillas son inagotables, cantaré cánticos nuevos porque Su presencia me acompaña cada día, soy guardado por el Dios todo poderoso.

Todos pueblos rindan alabanzas a Dios, den gloria por Sus hechos poderosos, por Su misericordia que día tras día nos sostiene. Sea Su nombre exaltado por todas las naciones. Reconozcan que en Él hay poder.

Es como podemos ver en este salmo, dice el autor claramente: “Dios es mi fortaleza, Él es mi escudo, en Él confió todos los días”. O sea, el autor de este salmo entendía y a la vez decía que toda su confianza estaba puesta en el Señor, por eso, además de glorificar a Dios, reconoce Su poder y da cánticos al Dios Todopoderoso.

Quizás te interese:

Quizás te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *