Agradecer a Dios por todo es una forma de mostrar que en realidad nos sentimos bien por todas las cosas que Él ha hecho y que hace por nosotros. Por eso debemos cantarle con el corazón y con gozo expresar cuán bueno y cuan maravilloso es Él.

Un corazón agradecido del Señor y que canta para Él, es aquel que sabe dar verdaderas alabanzas, que no importando el problema que tenga en su vida, no importa dónde se encuentre, este sabe adorar a Dios, dando alabanzas del corazón y con alegría declara palabras de honra al Señor Dios Todopoderoso.

Cantemos a Dios con nuestras bocas, que siempre podamos mantener una verdadera alabanza con regocijo, que podamos decir “El Señor me sostiene” y “A Él cantaré porque Él es mi Dios”.

Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón,
y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré.

Salmos 28:7

Solo a Él dirigiré mi cántico, mi cántico saldrá con regocijo para Dios, porque Él ha sido bueno, con su amor me cubro, con su escudo estoy más que seguro, por eso siempre le agradezco con una alabanza pura.

¿A quien más daré mi cántico sino a Ti mi Señor? Tú eres el Dios de mi vida, a Ti debo todo lo que soy. Es por eso que Te alabo, que te sirvo y ante Ti entrego todo lo que soy.

Aclamen a Dios todos sus pueblos, den gloria y alabanzas, canten todos de Su majestad, regocíjense en Él, no hay otro Dios que nos pueda ayudar, solo Él nos ayuda en tiempos malos, si en verdad nos sentimos bendecidos por Él. Entonces demos nuestra mejor alabanza.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *