Hay muchas expresiones que usamos dentro de nuestras congregaciones que pueden sonar muy bonitas hasta el punto de causar cierto sentimientos en nuestras vidas y debemos tener mucha precaución con eso, puesto que como cuerpo del Señor no podemos ir tras emociones, sino tras lo que Dios quiere para nosotros a través de su Palabra.

Una frase muy conocida que se dice durante la adoración es: “Cuando adoras a Dios , Él se para de su trono”. ¿Será esto cierto? ¿Será que verdaderamente hay algo que haga que el Señor deje su trono y se ponga de pie? No sé como muchos tomarán esta frase, si literal o simplemente como una exageración para determinar que Dios realmente se agrada de nuestra alabanza.

Lo primero es que debemos entender la magnitud de quién realmente es Dios, entender que no basta con sonar una buena música, ni una emoción pasajera de gratitud hacia Dios, sino que nuestro Señor pesa los corazones.

Veamos algo, en el libro de Apocalipsis, hay una parte donde nos menciona que todos están alabando al Señor, y te aseguro que es de corazón, pero simplemente el Señor se mantiene en su trono:

Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.

Apocalipsis 5:13

¿Se levanta Dios de su trono cuando le alabamos? La Biblia no dice tal cosa. Lo que sí podemos saber es que Dios se agrada de esa alabanza que sale de nuestros corazones y debemos estar prestos a perfumar el trono de Dios con una alabanza pura y sincera. Nuestro Dios es inmenso y poderoso.

Quizás te interese:

Quizás te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *