Es muy importante que nuestros familiares aprendan y conozcan que debemos rendir nuestras alabanzas al Señor, que ellos entiendan que sin el Señor nada pueden hacer.

Enseñar a nuestras familias que existe un Dios, que ese Dios es quien les cuida y les guarda todos los días de sus vidas, y que deben agradecer y dar adoración hacia Dios de corazón, sin importar que las cosas que nos pasen sean buenas o malas.

Que ellos puedan reconocer a Dios como su inicio y dador de la vida, que se puedan postrar delante de Dios con regocijo, con alegría del corazón, y que ellos puedan llevar a los que les rodean a reconocer las grandezas del Señor.

En esos momentos de dolor y de angustia, el único que trae socorro y aliento es el Señor, por eso sean agradecidos, y aunque no tengas fuerzas, puedan cantar y alabar al Dios Todopoderoso y majestuoso.

Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él,
sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

Hebreos 13:15

Es como dice este autor de los Hebreos, que reconozcamos y demos sacrificio de alabanzas a nuestro Dios, que confesemos de su gran poder, de su obra poderosa que cada día podemos ver. Por eso esto debemos enseñar a nuestros familiares el poder y la majestuosidad de Dios.

Grande en poder, en misericordia, Su amor es infinito, cantemos a Dios para siempre, tengamos un corazón dispuesto a dar alabanzas sinceras y con amor al Dios que vive y reina para siempre. Que ese cántico esté en nuestras bocas día tras día.

Facebook Comments

Nuestro último video

¿Pueden cantantes famosos recién convertidos tomar oportunidades de una vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *