Dios está haciendo una obra poderosa en muchos famosos, pero a veces nosotros no permitimos que Dios complete esa obra de la manera que Él cree adecuada. Hoy día tenemos personas que realmente son fieles creyentes y que en un pasado fueron muy famosos y damos gloria a Dios por las vidas de estas personas que Dios ha transformado y que hoy día su principal compromiso es con Dios.

La pregunta de este artículo es: Cuando un famoso se convierte ¿debe tomar el púlpito inmediatamente? La respuesta lógica y obvia es que no. Pero para responder esto de una manera más extensa primero debemos hablar sobre la preparación de una persona de Dios.

El apóstol Pablo, considerado el “gran apóstol”, tuvo su tiempo de preparación con el Señor. Y es bueno mencionar a Pablo, porque este también fue muy popular, fue perseguidor de la iglesia, fariseo, instruido por uno de los maestros más prestigiosos de la época. Sin embargo, no vemos a Pablo convertirse y predicar el Evangelio inmediatamente, sino que tuvo un proceso de preparación con el Señor donde el Evangelio le fue revelado.

15 Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia,

16 revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre,

17 ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco.

18 Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días;

19 pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor.

20 En esto que os escribo, he aquí delante de Dios que no miento.

21 Después fui a las regiones de Siria y de Cilicia,

22 y no era conocido de vista a las iglesias de Judea, que eran en Cristo;

23 solamente oían decir: Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora predica la fe que en otro tiempo asolaba.

24 Y glorificaban a Dios en mí.

Gálatas 1:15-24

Lo especial de Pablo es que el Evangelio le fue revelado por Cristo mismo y que cuando fue a donde Pedro ya este conocía el Evangelio, puesto que fue a donde los apóstoles pasados unos tres años. Esto no quiere decir que nosotros no debemos consultar a otros hombres de Dios, para nada, ya que Dios ha puesto maestros de los cuales podemos aprender.

Pero el punto de todo esto es que el apóstol Pablo tuvo un tiempo de preparación, aprendiendo en el Señor todo sobre el Evangelio y entonces luego salir a predicar a los gentiles.

Un reconocido pastor llamado Mark Dever dijo:

Estamos enviando a los hermanos que solo están motivados, pero no estamos enviando a los capacitados.

Estos famosos que se acaban de convertir siempre estarán muy motivados a querer servir en algo, pero debemos enseñarles que no es el tiempo aún, que primero hay que ser formados por el Señor y cuando llegue el tiempo podrán compartir de Dios públicamente. Pero cuando enviamos a predicar a estos hermanos que están motivados pero no preparados, podemos generar confusiones entre el público que les sigue.

En definitiva, la respuesta a esto es que un famoso o no famosos que se acabe de convertir debe pasar por un proceso de formación, arrepentimiento y dar frutos que glorifiquen al Señor para así no dañar el testimonio del Evangelio de Cristo y no confundir a muchos de sus seguidores que aún son débiles en la fe y pueden ser influenciados fácilmente por falsas enseñanzas.

Facebook Comments

Escucha esta hermosa alabanza

Eres Fiel - Proposito Music - Sami Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *