Oh, Señor recibe toda la gloria, la honra y la alabanza, a Ti me postro todos los días de mi vida, diciendo lo bueno que eres mi Dios, de mañana cantaré solo a Ti un cántico nuevo, a Ti lo entonaré.

Con un corazón humilde y postrado ante Ti sonaré trompeta a Tu nombre, gritaré de Tu gran poder y majestad porque Tú eres el Dios que vive y reina para siempre.

Con mi cántico Te alabaré, Te glorificaré porque Tú has sido bueno y maravilloso para mí, porque nadie es como Tú mi Dios, grande eres y digno de ser alabado, por eso nos postramos y damos alabanzas solo a Ti.

A Ti, oh Señor daré lo mejor, cantaré en Tu precioso nombre, daré a conocer en las naciones Tu gran amor y majestad, porque no hay nadie como Tú, por eso todo lo que existe debe cantarte.

Dios mío, Dios mío, con mis manos y mi voz Te invocaré de día y de noche. Dando alabanzas a Ti me gozaré con júbilo y pronunciaré Tu nombre.

Alaben el nombre de Jehová,
Porque sólo su nombre es enaltecido.
Su gloria es sobre tierra y cielos.

Salmos 148:13

Todos debemos postrarnos y bendecir el nombre de Dios, como dice el versículo anterior, donde vemos que sólo Su Nombre es enaltecido. No es otro nombre, sino el nombre de Dios poderoso, por eso alabamos al Señor, cantemos a Dios con regocijo dando gracias por su gran poder y por su misericordia que nos abraza todo el tiempo.

Por eso cielo y tierra anuncien su gloria, y que se una todo lo creado por Dios, enalteciendo el nombre del Señor. Él es el que vive y reina por los siglos de los siglos. Alaben el nombre de Dios. Amén.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *