El Señor es quien nos liberta, Él es quien nos ayuda y nos sostiene para que podamos seguir adelante. Por eso debemos alabarle cada día, porque cuando estamos en medio de la angustia Él nos rodea con cánticos y melodía a nuestro alrededor.

Dios nos da aliento y nos restaura, Él levanta nuestro espíritu para que podamos seguir adorando y glorificando su nombre santo y único. Aún cuando yo a Él cante Él vendrá y nos rodeará con su hermosa presencia.

Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás.

Salmos 32:7

Si nos detenemos a analizar en este versículo del libro de los salmos, nos daremos cuenta lo que el escritor de este salmo quería decir. Él estaba hablando de su único refugio que es Dios. Vemos que el escritor de este salmo tenía una plena confianza en el Señor, él sabía que Dios llegaría en su socorro, por eso él entonaba canciones para Él, hacía melodías para Dios su refugio.

Debemos confiar y alabar el nombre del Dios Todopoderoso, dedicarle cánticos del corazón porque Él es merecedor de toda exaltación, de toda honra y honor.

Debemos dar gracias, dar alabanzas, hacer cánticos nuevos cada día a nuestro Señor, Porque por Él somos liberados, somos salvados y restaurados. Él con su presencia nos rodea y nos cuida, por eso levantemos nuestras manos en son de adoración a nuestro Dios verdadero, no hay otro Dios más grande como Él, Él es el único que tiene el poder de hacer que nuestras vidas sean transformadas y libertadas.

Tú eres Mi Dios fiel, grande y verdadero, que hace justicia, que nos guarda y que nos sustenta. Oh pueblos, rindamos a Dios toda adoración que venga de nuestros sinceros corazones, pero que estas alabanzas sean sacrificadas a Dios de manera voluntaria y con obediencia.

Cuando te levantes de tu cama, da una alabanza al Señor, dile lo bueno y maravilloso que es, por eso canta himnos solo a Él. Anuncia sus buenas obras con cánticos nuevos al Dios Todopoderoso que vive y reina por siempre y para siempre. Amén.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *