En esta ocasión hablaremos sobre el Salmo 69, escrito por el Rey David. Démonos cuenta de algo, cada salmo nos invita de una manera u otra a exaltar el nombre de Dios, es algo natural de cada cántico. El punto es que la Biblia resalta el poderío de Dios, todo en la Biblia es acerca de Él , de dar adoración y alabanzas a Él.

Hoy en día tenemos miles de canciones cristianas y muchas de ellas nos han bendecido, porque con sus letras exaltan el poderío y la grandeza del Señor, y es que ese es el punto principal de la alabanza: “Dar gloria a Dios”. Los salmistas tenían esto bien claro, y nuestra oración debe ser que nuestros compositores de hoy se apeguen a la Biblia y den gloria a Dios con esas alabanzas.

La Biblia dice:

30 Alabaré yo el nombre de Dios con cántico, Lo exaltaré con alabanza.

31 Y agradará a Jehová más que sacrificio de buey, O becerro que tiene cuernos y pezuñas;

32 Lo verán los oprimidos, y se gozarán. Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón,

33 Porque Jehová oye a los menesterosos, Y no menosprecia a sus prisioneros.

34 Alábenle los cielos y la tierra, Los mares, y todo lo que se mueve en ellos.

Salmos 69:30-34

No importa en la condición que nos encontremos, Dios es merecedor de toda gloria y de toda honra, y debemos darle alabanzas, cánticos espirituales, porque para eso hemos sido creados.

Si lees el Salmo completo te darás cuenta que posiblemente este sea uno de los salmos más tristes que hay, sin embargo, esa tristeza no era suficiente para disuadir a David de adorar y dar alabanzas a Dios. En el primer verso el salmista le pide a Dios salvarlo porque las aguas han entrado hasta su alma.

Hermanos, solo Dios nos puede salvar y en los momentos difíciles solo Él hace que esa alabanza se mantenga en nuestros labios.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *