La fidelidad de Dios es grande y magnífica. Dios es fiel, nunca falla y por eso debemos adorarlo, no hay un Dios en cual podamos confiar, porque solo hay uno y está en las alturas de los cielos, nuestro Dios Todopoderoso.

Somos más que bienaventurados porque su gracia y su poder se manifiestan en cada uno de sus hijos, esto lo podemos ver por medio de su misericordia divina.

Él nunca ha fallado, ¿por qué no alabarlo si Él es bueno todo el tiempo?. A Él debemos darle toda gloria, alabanza y exaltación. No confiemos en humanos, porque solo hay uno que mantiene su fidelidad y que nunca falla. A veces nos desesperamos y le fallamos a Dios porque le pedimos algo y vemos que nunca llega, pero a pesar de todas nuestras fallas Dios sigue en medio del propósito para darnos lo prometido, porque su fidelidad es inmensa.

Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia,
Y la fidelidad de Jehová es para siempre.
Aleluya.

Salmos 117:2

Demos gracias al Señor, a Él demos gracias, por la mañana cantemos salmos a Él por su gran fidelidad, porque cada día su fidelidad nos enseña cuán grande es Él. Ante las circunstancias Dios es fiel, antes las pruebas Dios cumple, y con todo Él se mantiene fiel para siempre.

Dios no miente porque Él es un Dios que mantiene su palabra, por encima de lo que sea su palabra se mantiene recta y fidelidad acompañada con una actitud que en más nadie existe.

Dios debe ser exaltado, alábale porque Él es bueno, porque para siempre será fiel. No nos olvidemos de venir ante el y dar gracias porque el a sido bueno y seguirá siendo fiel. Sus hechos son reales y con sus hechos vemos su manifestación gloriosa. Reina Dios para siempre. Amen.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *