Que con mi boca pueda cada día hablar de Tu gran poder y cantar de Tu gran amor, que mi boca sea rebosada de alabanzas para Ti, oh mi Rey amado. Tú eres mi sustento, por eso te alabo y rindo mis mejores adoraciones solo a Ti mi Dios bueno, grande y poderoso.

Con mi alabanza puedo siempre enaltecerte en todo los pueblos y donde quiera que me encuentre puedo anunciar Tu nombre con cánticos nuevos.

Tú eres mi Dios y solo a Ti debo dar lo mejor de mí, por eso eres bendito para siempre mi Dios, mi Rey, que mi corazón siempre esté rebosado de alabanzas para Ti mi Dios, porque no hay un Dios tan grande como Tú.

Cada vez que vayas a darle alabanzas a Dios, es bueno que sean del corazón, que sean sinceras, porque Dios no recibe adoración que no vengan desde el corazón, Dios es Dios, a Él debemos darle lo mejor, gloria y honra solo a Él.

Sea llena mi boca de tu alabanza, De tu gloria todo el día.

Salmos 71:8

Es como nos dice el versículo anterior, nuestras bocas siempre deben estar rebosadas con alabanzas a nuestro Dios, que no cesemos de alabar y glorificar a nuestro Dios, porque Él se merece toda alabanza de su creación.

Suyos somos, creados por Él, y no debemos ignorar que solo a Él debemos dar todo loor, porque no existe otro Dios, solo ante Él podemos nosotros rendirnos.

Con manos levantadas, exaltamos a Dios, diciendo de Él que es bueno, cantando de su paz, amor y misericordia que nos acompañan cada día. Demos a Él gracias, porque Él ha sido bueno. Alabemos a Dios por sus proezas y maravillas, porque cada vez que miramos a los cielos, los animales de todas especies, la tierra y su tamaño, vemos cuan magnífico y poderoso es Él. Por eso nuestro corazón debe rebosar con cánticos nuevos al Dios Todopoderoso, el que hace todas las cosas posibles, solo Él vive por los siglos de los siglos. Amen.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *