Un error que cometen muchos músicos a la hora de aprender a tocar una pieza o ejercicio musical que consideran difícil, es que desde el primer momento que lo intentan, lo hacen a velocidad rápida, cuando en realidad, si quieres dominar algo, debes comenzar a una velocidad lenta e ir aumentando gradualmente hasta que domines la pieza o ejercicio a la velocidad a la que realmente va. A continuación te dejamos algunos consejos para poder dominar una pieza difícil.

Analiza la pieza o ejercicio

Antes de caerle encima a una pieza o ejercicio musical, debes analizar lo que está pasando dentro de la misma, para que lo que vayas a hacer lo hagas con conciencia. Verifica en qué tono está, analiza la progresión armónica, las alteraciones, los cambios de tono, la melodía. Si hay un audio disponible, escúchalo completo antes de intentarlo, para tener una idea general de cómo va todo.

Practica lento

No te preocupes por la velocidad, ella llegará sola cuando domines la pieza o ejercicio. Al principio debes practicar lento para ir registrando en tu cerebro. Cuando hayas practicado la pieza a velocidad lenta varias veces, notarás que los dedos harán todo ellos solos, sin tú pensarlo, entonces llegará el momento de aumentar la velocidad.

Practica más las partes difíciles

A lo largo de una pieza musical o ejercicio musical te encontrarás con pasajes fáciles que te saldrán bien a la primera. También te encontrarás con pasajes que no te saldrán bien a la primera. A esos pasajes que no te salen bien a la primera debes prestarles atención. Cuando estés practicando y te encuentres con una parte que no puedes hacer ni a velocidad lenta, detente en esa parte e inténtala varias veces, si es posible a una velocidad aún más lenta, hasta que te aprendas esa parte bien y te salga bien. Luego que te salga esa parte bien, puedes continuar adelante.

Practica por partes

Otro error muy común en muchos músicos es que quieren hacer la canción completa en el primer intento. Lo mejor es ir por partes. Aprenderse bien el intro. Cuando tengas el intro listo, entonces pasa a la estrofa. Si la estrofa ya está lista, pasa a la siguiente parte, ya se a el pre-coro o el coro. Y así sucesivamente. Lo mismo con los ejercicios. No pases al compás 10 si todavía no dominas el compás 8.

Creatividad

Cuando ya has dominado el ejercicio o pieza musical y puedes hacerlo a la velocidad que corresponde, no te quedes ahí. Intenta darle un toque personal. Puedes cambiar la tonalidad, el ritmo, el fraseo, etc. Hay infinidad de posibilidades. Deja tu mente volar y crea tu propia versión. Recuerda, la música no es solo ejecución de tu instrumento, es una expresión.

Facebook Comments

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *