3 cosas que debes saber sobre la canción «La sunamita»

La canción cristiana «La Sunamita» es un cántico cristiano que nos resume la fe de una mujer de Dios que era adelantada a su época, pues, esta mujer creyó en la resurrección en un tiempo en el que los milagros de esta índole no ocurrían. Puede ser que esta mujer ya había escuchado cuando se efectuó el milagro de resurrección a través del profeta Elías con el hijo de la viuda de Sarepta.

Examinemos la canción «La sunamita» del grupo cristiano Montesanto. Veamos algunos puntos importantes para entender este canción:

1- Tipología de Eliseo y la sunamita

En la canción, el grupo Montesanto nos presenta una tipología de Eliseo y la sunamita. En este caso, Eliseo sería tipología de Jesús y la sunamita de su iglesia (nosotros).

La Biblia nos dice que esta mujer preparó un aposento para el profeta Eliseo:

Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y pongamos allí cama, mesa, silla y candelero, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en él.

2 Reyes 4:10

Y tú, ¿has preparado un aposento para el Señor?

2- Dios vale mucho más que tú

La Biblia relata que esta mujer sunamita era «importante», tan importante que cuando Eliseo le pregunta que si necesita algún favor de parte del rey, ésta contesta: «Yo habito en medio de mi pueblo».

Y esto describe la canción cuando dice: «No importa lo que cueste, Tu presencia vale mucho más, solo quiero estar contigo». A la sunamita no le interesaba nada, solo deseaba que el profeta habite en su casa, ¿por qué? porque esta sabía que este hombre portaba algo de Dios, y a ella no le importaba el costo, no le importaba que era una mujer importante, nada de eso.

3- Resucitaré en el aposento de Dios

La canción dice:

En tu aposento resucitaré, en tu aposento me levantaré, en tu aposento resucitaré, en tu aposento me levantaré.

La fe de la sunamita es increíble. Esta mujer dijo que todo estaba bien aún teniendo a su hijo muerto, pero con la fe de que su hijo resucitaría. La Biblia dice que ella tomó a su hijo muerto y lo llevó a la habitación del profeta y lo tendió sobre la cama. Veamos qué nos dice la Biblia:

32 Y venido Eliseo a la casa, he aquí que el niño estaba muerto tendido sobre su cama.

33 Entrando él entonces, cerró la puerta tras ambos, y oró a Jehová.

34 Después subió y se tendió sobre el niño, poniendo su boca sobre la boca de él, y sus ojos sobre sus ojos, y sus manos sobre las manos suyas; así se tendió sobre él, y el cuerpo del niño entró en calor.

35 Volviéndose luego, se paseó por la casa a una y otra parte, y después subió, y se tendió sobre él nuevamente, y el niño estornudó siete veces, y abrió sus ojos.

36 Entonces llamó él a Giezi, y le dijo: Llama a esta sunamita. Y él la llamó. Y entrando ella, él le dijo: Toma tu hijo.

37 Y así que ella entró, se echó a sus pies, y se inclinó a tierra; y después tomó a su hijo, y salió.

Oh querido lector, Dios es lo suficientemente poderoso para hacernos resucitar en su aposento, para levantarnos si estamos espiritualmente muertos en este momento.

La sunamita nos muestra una de las fe más grandiosas en toda la Escritura. Pidamos a Dios tener una fe como la de esta mujer y  anhelemos a Dios sobre todas las cosas.

cincuenta primeras citas online latino

...
Esta canción nos recuerda que siempre podemos confiar en Dios
Escucha el salmo 121 cantado en hebreo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.