Las reproducciones sumadas de los videos de la canción “Al taller del maestro” en Youtube suman casi 100 millones. Sin duda alguna esta canción ha sido cantada en muchas de nuestras iglesias e independientemente de que no compartamos la doctrina de Alex campos, esta canción ha sido de bendición para muchos de nosotros.

Sobre la historia de la canción Alex Campos narra:

Cuando terminé de escribir la canción: ¿para qué la fama, para qué las estrellas si me cuesta orar con Él, hablar con Él, para qué decirle que le amo si Él en el corazón no está siendo el primero? Cuando entendí esa canción y la dimensión de lo que Dios quería enseñarme dije: Dios, no importa el tiempo que yo esté en ese taller, moldéame, procésame, hazme como Tú.

Y comenzó a pasar algo increíble, comenzamos a hacer algunos ensayos, y comencé a cantar bien, dije yo sé que Dios me sanó, sé que Dios me sanó. Y aquí viene algo increíble para los que cantamos, a veces uno canta mentiras porque no lo cree, y yo decía bueno si yo canto que Dios es bueno, que Dios es fiel, que Dios sana, tengo que vivirlo y tener autoridad para cantarlo.

Un día antes de la operación me fui al médico y le dije: ¿Doctor se acuerda de mí? Me dijo: sí, tu operación es mañana, ¿Cómo estás, cómo te has sentido? – Le dije: me he sentido mejor y le dije: mire yo soy cristiano (porque yo no le había dicho que era cristiano) Y dije: yo creo que Jesús hizo un milagro en mí, yo quiero que usted me examine por favor; le dije no tengo plata para el examen, pero yo quiero que me examine, me dijo: ok, vamos a hacerlo. Y me examinó con cuatro de sus alumnos, y los cuatro introdujeron, fue el examen más horrible de mi vida y buscaban y buscaban, hasta que él pasó y buscaba y yo veía la actitud del doctor pensando como: “tiene que estar, tiene que estar”.

Y llega después y dice: Esto me ha ocurrido dos veces en mi carrera profesional. No está el tumor, no tienes nada,  las cuerdas están rosadas, estás bien. Y yo por dentro dije: “ese es el Dios al que yo creo”, al que yo canto, Él es fiel, Él es bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *