Este año las protestas se han hecho notar y más la cruzada sobre la muerte de Floyd. Pero también existen aquellas marchas que transmiten paz, aquellas donde nadie sale herido, sino que piden un cambio en la sociedad. Y de esto se trata esta marcha que se hizo a final de julio cruzando el punte de Brooklyn mientras cantaban la canción “Way Maker”.

Gerald  G. Seabrooks, un obispo, dijo mediante una entrevista:

…los muros de Jericó en nuestra ciudad deben derrumbarse. Vemos los muros del odio, vemos los muros de la brutalidad policial, vemos los muros de la mala educación… Nuestra ciudad necesita a Dios.

Allí también habían cientos de policías de New York marchando, tanto jubilados como en servicio.

Esperemos que en realidad ocurra el cambio que se necesita, que no hayan muros entre las personas y sobre todo que Estados Unidos como nación comprenda que Dios debe estar en primer lugar.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *