Las alabanzas sinceras, son aquellas las que cantamos con todo el corazón, olvidándonos de todas las cosas que nos afectan a nuestro alrededor. Dios se merece todo lo mejor de nosotros.

Alabad a Dios en su santuario;
Alabadle en la magnificencia de su firmamento.

Alabadle por sus proezas;
Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.

Alabadle a son de bocina;
Alabadle con salterio y arpa.

Alabadle con pandero y danza;
Alabadle con cuerdas y flautas.

Alabadle con címbalos resonantes;
Alabadle con címbalos de júbilo.

Todo lo que respira alabe a JAH.
Aleluya.

Salmo 150

Bendecid todos los pueblos y nación, toda lengua, exalten y alaben con pandero, con arpa, con címbalo resonantes, con trompetas, utilizar danzas, y bocinas, flautas, alabemos a nuestro Señor. Levantemos nuestras manos con gran gozo ante Dios.

El salmo 150 nos exhorta a alabar a Dios instrumentos musicales, pero la alabanza no se limita solo a la música también existen otras formas de dar honor y gloria a nuestro Rey de reyes.

Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,
Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.

Cada día te bendeciré,
Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.

Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;
Y su grandeza es inescrutable.

Generación a generación celebrará tus obras,
Y anunciará tus poderosos hechos.

En la hermosura de la gloria de tu magnificencia,
Y en tus hechos maravillosos meditaré.

Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres,
Y yo publicaré tu grandeza.

Salmos 145

Aquí vemos claramente al Salmista David cantando una hermosa alabanza para el Dios todopoderoso, diciendo que lo alabará por siempre y para siempre, y que la grandeza del Señor es maravillosa, que la creación de nuestro Señor es impresionante, y que los hombres hablan de la hermosura que ha hecho el Señor.

Es bueno que siempre bendigamos su nombre que es sobre todo nombre, el cual nos ha dado libertad para cantarle solo a Él, el Dios que hizo los cielos y la tierra, todo cuenta cuán grande es su majestad, por los siglos de los siglos.

Síguenos:

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *