La música a modo de cantar y tocar instrumentos es sólo una pequeña fracción de la verdadera esencia de la adoración. Más que eso, la adoración consiste en vivir un estilo de vida que agrade y honre a Dios. Esto no es para desacreditar el cantar himnos de alabanza y adoración a Dios porque eso también juega un papel vital en la vida de un creyente.

Pero la adoración va más allá de las canciones que cantamos. 1 Corintios 10:31 dice:

“Así que, si coméis o bebéis o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”.

La gloria de Dios debe ser el objetivo de todo lo que hacemos. Podemos adorar a Dios hasta cuando no tenemos una guitarra o el acceso a una lista de reproducción en iTunes.

Aquí hay cuatro formas de adorar a Dios, aparte de cantar canciones o alabanzas.

1. Dar

Honra a Jehová con tus bienes,

Y con las primicias de todos tus frutos;

Proverbios 3:9

El dinero tiene grandes propósitos. Uno de ellos es la función de dar gloria a Dios. Contrariamente a la creencia popular, el dinero no es malo. Necesitamos dinero, pero el amor por el dinero puede interponerse en el camino. Una forma de traer gloria a Dios mediante el dinero es a través del ejercicio generoso de “dar”. Cuando damos a la iglesia, a los pobres o a un hermano o hermana con la actitud correcta, damos gloria y honor a Dios.

2. Administración

Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio;

Mas el hombre insensato todo lo disipa.

Proverbios 21:20

No solo adoramos a Dios cuando regalamos dinero y posesiones. Es también en la forma en que hacemos uso del dinero para las necesidades personales. La mayordomía es simplemente aplicar sabiduría, gratitud y carácter piadoso a la manera en que usamos nuestros recursos. Cuando administramos bien nuestro dinero, tiempo y otros recursos, adoramos a Dios a través de él.

3. Trabajo

Una vocación va más allá de sólo un medio para proporcionar y poner comida en una mesa. Podemos trabajar como una forma de adoración a Dios. Esto sucede cuando hacemos las cosas excelentemente y con una actitud que va con Deuteronomio 8:18:

“Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día”.

4. Servicio a los demás

En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.

Hechos 20:35

Cuando servimos a otros a través del ministerio o simplemente extendiendo una mano amiga, damos gloria a Dios a través de nuestras vidas. El segundo mayor mandamiento es un llamado a amar, servir y construir una relación con los demás.

¿Son nuestras relaciones una forma de adoración a Dios? Cuando se trata de dar y servir más que de tomar, entonces honramos a Dios en la adoración a través de nuestras relaciones.

This article has 2 Comments

  1. ME GUSTA LOS VERSÍCULOS BÍBLICOS, PIDO A DIOS QUE ME AYUDE A CUMPLIR LOS MANDAMIENTOS PARA ASÍ, AGRADAR AL SEÑOR TODO PODEROSO Y JAMAS APARTARME DE SU PRESENCIA, ESPERO QUE USTEDES TAMBIÉN HARÁN LO MISMO, APARTADO DE DIOS, NADA PODRÁS HACER. NADA NOS PERTENECE HASTA NUESTRA PROPIA ES DE DIOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *